Celebrity

Melanie y Kenneth en la cama

Un decidido periodista (Branagh) es destinado al seguimiento de las celebridades. Seducido por el ambiente, empieza a implicarse demasiado con el objeto de su información, y en concreto con cuatro figuras: una espectacular starlet (Griffith), un astro ligeramente descontrolado (DiCaprio), una aspirante a actriz (Ryder) y una sexy 'top-model' (Theron).

Woody Allen, esta vez sin ponerse delante de cámaras, pero colocando en su lugar -y con sus gestos y comportamientos- a Kenneth Branagh, reflexiona sobre la fama, el éxito y la ambición, en una de sus películas más redondas.

La interrogación básica pasa por plantearse el porque de la enorme distancia que existe entre las vidas que llevan las celebridades del cine y la televisión y el común de las personas. Al respecto Allen opinó "Es triste que haya tantos privilegios de los que se benefician las celebridades y que la gente común no conocerá jamás. Un tipo que enseña en un barrio pobre de los Estados Unidos, donde hace un trabajo difícil que además es peligroso, en el que se compromete realmente, está muy mal pago. Mientras que una celebridad que filma una pelicula realmente idiota con accidentes de autos y efectos especiales recibe veinte millones de dólares".

El intento por contrariar estos pensamientos se expresan en "Celebrity" donde se deja claro que la fama obtenida por leer las noticias meteorologicas en TV, o por destrozar unas habitaciones de un hotel, no significa nada. Aunque en este mundo extraño parece que el único destino mas vacio que el de ser famoso por nada, es no ser famoso. Por lo menos eso es lo que piensa el protagonista del film. Para esto Allen lo meterá en romances varios todos bastante cerca de las celebridades, de ese mundo de luz en el que todos quieren estar.

© FOTOGRAMA.com

Volver