Se Exhibió The Curse Of The Jade Scorpion

Llegaron a Venecia las mujeres de Woody Allen

Helen Hunt y Charlize Theron dieron glamour al Festival. Gastón Pauls presentó su nueva película.

La presencia de las actrices Nicole Kidman, Helen Hunt y Charlize Theron, y del realizador Martin Scorsese ha contribuido a levantar el alicaído nivel de "glamour" de la Mostra. Al cumplirse el cuarto día de Festival la ausencia de estrellas había sido la nota característica, aunque es difícil que los próximos días mejoren lo visto hoy, al menos para los que están más interesados en los famosos que en lo que se ve en las pantallas de cine.

Anunciada ya como el principal aliciente del festival, la australiana Nicole Kidman no defraudó y, con simpatía y un magnífico aspecto, acaparó la atención de curiosos y periodistas. La rueda de prensa que dio junto al equipo de Los otros, del chileno-español Alejandro Amenábar, fue la más concurrida y Kidman derrochó oficio y simpatía por el Palacio del Cine del Lido veneciano. La pelirroja australiana ni siquiera fue preguntada por su reciente separación de Tom Cruise, lo que la permitió pasar sin apuros su comparecencia ante los periodistas.

La presencia de Kidman eclipsó un tanto a dos estrellas igualmente esperadas, la estadounidense Helen Hunt, y la sudafricana Charlize Theron. Las dos, intérpretes en The Curse of the Jade Scorpion, de Woody Allen, pasaron con nota alta la prueba de los fotógrafos y Theron incluso se arrulló un poco con su novio ante las cámaras.

Con menos revuelo estuvo en el Lido Martin Scorsese, que no presenta filme alguno, sino la fundación que dirige para la recuperación de películas antiguas y en la que también participan cineastas como Allen, Francis Ford Coppola, George Lucas y Steven Spielberg, entre otros.

El evento fílmico de la jornada, para los italianos, fue la presentación del filme de Allen en la que el director vuelve a una época que aparece en varias de sus películas, la de los años 40, en Nueva York. En el texto que ha enviado (él prefirió quedarse en su hogar neoyorquino), afirma que la Edad de Oro de Nueva York está entre los años 20 y los 40, con delincuentes, mujeres seductoras e intrigas amorosas, el tipo de mundo que él vio de joven en las pantallas de cine y que ahora quería concederse como capricho.

En esta ocasión Allen es un investigador que resuelve casos para una compañía de seguros y evitar así indemnizaciones por robos, con gran prestigio por su trabajo. La película permite el duelo entre Allen y Hunt, una sólida actriz de comedia, y da lugar a algunos de los momentos de más hilaridad del filme, celebrados por el público con grandes risas y al final por satisfechos aplausos.

Finalmente, llegó al festival Juan Villegas, director de Sábado, y junto con Gastón Pauls y el resto del elenco ofreció una conferencia de prensa. Según el cineasta —que confesó inspirarse en maestros del cine francés como Rohmer y Truffaut—, las recientes creaciones de varios jóvenes directores argentinos demuestran la necesidad de romper con el tradicional cine de denuncia. "Los festivales de cine más importantes se están dando cuenta de que entre el cine joven argentino hay algo interesante. Hay muchas películas diferentes y personales. Algo que se dio naturalmente", dijo el realizador que está trabajando en la adaptación de Los suicidas, del Antonio de Benedetto.

Por su parte, Pauls asegura que "la base de la película es la indiferencia y el abatimiento, nadie disfruta nada, ni las relaciones ni las conversaciones. Es que representamos una generación con mucho dolor a cuestas". Hoy se presentará Hijos, de Marco Bechis.

© Copyright Clarín Digital. All rights reserved

Volver