Un día en la vida de Woody Allen

Cuenta sus obsesiones, sus gustos y cómo es un día cualquiera en compañía de su esposa Soon-Yi.

Bernard Weinraub

Domingo 04 de enero de 1998

(The New York Times y Clarín).- En Deconstructing Harry, Woody Allen interpreta a Harry Block, un escritor mentalmente bloqueado con -como casi todos los personajes de las películas de Allen- una avalancha de obsesiones creativas, neuróticas y eróticas.

"Me harta que la gente confunda la vida de Harry con la mía, cuando yo no me parezco en nada a él -Allen insiste en una entrevista telefónica desde Venecia-. Yo no bebo en exceso ni tomo píldoras, como Harry. Nunca tuve la loca idea de raptar a mi hijo. Nunca experimenté bloqueos a la hora de escribir. Nunca usé las vidas de mis amigos en la ficción. Llevo hechos 27 filmes y jamás ninguno de ellos se quejó." Allen, de 62 años, que se casó recientemente con Soon-Yi Previn, de 27 años, reconoce que en sus filmes a veces se hace borrosa la línea que separa el arte de la vida. "La filosofía de Harry me interesa, me siento igual que él con respecto a las mujeres, a la ciencia, a la filosofía, la religión y el arte -dice-. Pero él tiene 600 crisis cayéndole encima de todas partes. Yo no." "Tengo una vida perfectamente sedada -asegura-. Me levanto, hago ejercicios, tomo mi desayuno y después escribo y practico con mi clarinete. Después salgo un rato a caminar y vuelvo a casa a escribir. Luego veo un partido de básquet o salgo a cenar con amigos. Lo hago siete días a la semana. No viajo mucho. No podría ser productivo si no tuviese una vida regular." Aunque Los Angeles ha sido el blanco de muchos de sus chistes en películas como Annie Hall, Allen dice que no le tiene antipatía a la ciudad. "Sólo sé que no es para mí -dice-. No me gusta depender de los automóviles. No me gusta el sol permanentemente sobre mi cabeza. No me gusta la manera en la que los estudios hacen películas. Es el ritmo físico del lugar. Para mí, si un actor o una actriz no están disponibles, consigo otro. No esperaría tres o seis meses por un actor." Allen dice que sus actores favoritos son Judy Davis -"probablemente la más grande actriz de cine de su generación"-, quien apareció en varias de sus películas, así como Dianne Wiest y Diane Keaton. Allen dice no haber leído ninguna crítica de sus películas en los últimos 15 años. Y dice no prestarle atención a la taquilla. "La gente me dice cosas como Felicidades, hicimos buenos números. Yo no conozco bien el tema. Es mejor no saber. Me gustaría mantenerme puro y seguir trabajando sin tener que pensar en eso."

© Copyright Clarín Digital. All rights reserved

Volver